Si estudias bien tu rendimiento aumentará.
Si ya eres un buen estudiante y mejoras tus hábitos de estudio, tu rendimiento aumentará todavía más.
¿Lo intentamos? ¿Sí? ¡Así me gusta!

Una palabra clave: orden

Antes de estudiar…

  • Asegúrate de que tu habitación esté ventilada.
  • No sirve el comedor, ni la cocina ni el baño.
  • Tienes que estudiar EN TU HABITACIÓN.

Ordena tu cuarto

  • Antes de hacer los deberes. Es imposible estudiar BIEN en un lugar desordenado. Libros, tebeos, ropa tirada por ahí, juguetes…
  • Tu mesa de estudio debe estar despejada y limpia.
  • En ella, solo debes de tener los materiales de estudio. Nada que pueda distraerte.

Nada de tele ni radio.

  • Puedes escuchar música mientras estudias, si es de tipo relajante y el volumen es bajo. Pide a tus padres y herman@s que no hagan demasiado ruido.

Estudia con buena luz en una silla confortable

  • Asegúrate de que estás cómod@.

Asegúrate de que dispones de todo lo necesario

  • Libros, apuntes, folios, lápices… No puedes levantarte cada dos por tres para buscar algo que se te ha olvidado, si lo haces no podrás concentrarte.

Es importante que te encuentres bien

  • Merienda primero, ve al lavabo… Descansa un rato antes de comenzar. Si tienes sueño, hambre o estás nervioso te costará concentrarte.

Controla el tiempo de estudio

  • No dediques dos horas a lo que puedas hacer en una. Eso sí, tus trabajos, resúmenes y esquemas deben ser limpios y completos.

Concéntrate

  • Debes esforzarte por mantener la concentración y descansar, por ejemplo, quince minutos cada hora. Este descanso te conviene hacerlo fuera de tu habitación.
Recuerda:

Cuando lleves unos días estudiando de forma correcta te acostumbrarás y se convertirá en un hábito. Entonces, lo habrás conseguido.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo! y, si quieres, déjanos un comentario.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email